martes, 1 de julio de 2008

Detalles

La vida está hecha de detalles.
Pequeños e insignificantes detalles.
¿Quién piensa en cada pequeño paso, antes, durante o después de la larga caminata?
Y sólo es posible avanzar dando muchos y pequeños pasos.

El amor y la amistad no se expresan sino en pequeños detalles,
como todas las grandes cosas, como cualquier gran caminata.

Es en el apoyo diario donde el padre se da al hijo, y no en el potente deportivo al cumplir los diez y ocho.
Es en la caricia cercana y continua, y no en los diez (por más extraordinarios) minutos de sexo, después de una larga ausencia en "viaje de negocios", donde está la verdadera entrega.
Es la llamada diaria, interesándote por su salud, lo que da fuerza al amigo, y no la fiesta, con mariachi incluido, para celebrar su cumpleaños.

El amor es un largo camino formado por infinidad de pisadas;
un inmenso lago formado por muchas, diminutas, gotas de agua.

Tendría que terminar diciendo algo como:
los detalles lo son todo,
lo dicen todo,
¡no descuidemos los detalles!
pero, de pronto, me doy cuenta de que los detalles no son cosa que alguien pueda recordarnos. Si no salen de nosotros mismos, de muy adentro, de forma espontánea, entonces ¡no tienen valor alguno!
Puedo, sin embargo, terminar diciendo: ¿Cuántas veces hemos dado más valor al costoso presente proveniente del adulador, que al abrazo sincero de quien nada más tiene para darnos?
Los detalles lo son todo,
lo dicen todo,
¡Apreciemos los detalles!

JL DASILVA N, julio 2008

1 comentario:

Silvia dijo...

Hola José luis!!

Me gusto mucho este lugar!!
Muy interesante!!

Este escrito.. vale la pena leerlo!!

Un saludo cordial!! Silvia